esRadio Albacete

La Consulta de Covid Persistente de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete ya ha atendido a cerca de 500 pacientes

 

FOTO: SESCAM

La Consulta de Covid Persistente de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha atendido ya a cerca de 500 pacientes desde abril de 2021. Además, desde el pasado mes de marzo se ha creado un espacio único para este servicio en el Centro de Especialidades de Albacete y se ha elaborado un protocolo de coordinación y colaboración entre Atención Primaria y Hospitalaria.

Con la creación de esta consulta específica, proyecto pionero impulsado en Castilla-La Mancha, se unifica el trabajo que los profesionales sanitarios ya venían realizando. De esta manera, se dinamiza la vigilancia, abordaje terapéutico y seguimiento de los pacientes a los que les ha quedado alguna secuela del Covid-19. Hasta ahora, ya existían seis consultas post-covid por especialidades como Neurología, Neumología, Medicina Interna, Salud Mental, Rehabilitación y Geriatría. Actualmente se realiza una consulta y media semanalmente, en los meses de marzo y abril, se han atendido a 85 pacientes.

El Covid Persistente se define como un complejo sintomático multiorgánico que afecta a aquellos pacientes que han padecido la Covid-19, con diagnóstico confirmado, y que permanecen con sintomatología tras la considerada fase aguda de la enfermedad, pasadas cuatro e incluso doce semanas, persistiendo los síntomas en el tiempo.

La nueva Consulta de Covid Persistente está coordinada desde el Servicio de Medicina Interna de la GAI de Albacete. Su responsable, Carmen María Olmeda, explica que “el perfil del paciente engloba a un colectivo de pacientes heterogéneo con perfiles sintomáticos diferentes que quizá podrían relacionarse con las diferentes causas de la persistencia de síntomas y que es necesario tener en cuenta tanto para realizar el abordaje diagnóstico como para plantear el seguimiento de los afectados”.

Entre los pacientes que se atienden en la Consulta de Covid Persistente, se distinguen tres categorías. Pacientes en los que predomina la afectación del nervio vago como secuela de la infección y tienen dificultades para tragar, disnea, trastornos digestivos y cardiacos. Un segundo grupo de pacientes con sintomatología que cursa en forma de brotes, con febrícula asociada al cansancio. Y por último, pacientes con alteración de la inmunidad y más presencia de síntomas neurocognitivos como cefaleas, olvidos o niebla general. Se estima que un 51% de los pacientes españoles presenta un síndrome post-Covid-19.

Los pacientes que llegan a la Consulta Covid Persistente son derivados desde los Centros de Salud, Urgencias y resto de especialidades médicas. Se han establecido unos protocolos basados en las guías clínicas, cumpliendo así con las premisas indicadas en las recomendaciones elaboradas por las Sociedades Científicas y basadas en la evidencia. El tratamiento de estos pacientes se basa en una labor multidisciplinar que ahora, por indicación el Ministerio de Sanidad, es pilotada por el Servicio de Medicina Interna.

La existencia de una consulta especializada ayuda a un mejor seguimiento de los pacientes, a un tratamiento individualizado, a la coordinación entre los servicios y la unificación de criterios. En definitiva, una herramienta que se une al trabajo de los investigadores sobre la enfermedad para una mejor atención de las personas que siguen padeciendo secuelas tras haber superado la Covid-19.

Compartir: